9780061645136

Un sueno americano / An American Dream

by
  • ISBN13:

    9780061645136

  • ISBN10:

    0061645133

  • Format: Hardcover
  • Copyright: 5/21/2008
  • Publisher: HarperCollins Publications

Note: Supplemental materials are not guaranteed with Rental or Used book purchases.

Purchase Benefits

  • Free Shipping On Orders Over $59!
    Your order must be $59 or more to qualify for free economy shipping. Bulk sales, PO's, Marketplace items, eBooks and apparel do not qualify for this offer.
  • Get Rewarded for Ordering Your Textbooks! Enroll Now
List Price: $19.95 Save up to $18.95
  • Rent Book $6.98
    Add to Cart Free Shipping

    TERM
    PRICE
    DUE
    HURRY! ONLY 1 COPY IN STOCK AT THIS PRICE

Supplemental Materials

What is included with this book?

  • The Used and Rental copies of this book are not guaranteed to include any supplemental materials. Typically, only the book itself is included. This is true even if the title states it includes any access cards, study guides, lab manuals, CDs, etc.

Summary

Oscar De La Hoya, uno de los luchadores más celebrados en la historia del boxeo, nos brinda su historia franca y conmovedora sobre cómo logró el Sueño Americano: su ascenso al éxito, el poder de una ética de trabajo sólida, la dolorosa pérdida de su madre al cáncer, las trampas del estrellato, así como una perspectiva muy personal de lo que significa ser americano. Hijo de padres nacidos en México, De La Hoya "El Chico de Oro" ha tenido una carrera impresionante. Del boxeo a los negocios, de la industria discográfica a los logros caritativos de su fundación, su éxito es testamento de lo que uno puede lograr en los Estados Unidos de América. Pero, ¿quién es este hombre que ha cambiado tantas vidas; que ha impreso una huella positiva en el boxeo, deporte ante el cual muchos habían perdido toda esperanza; y que se ha convertido en un símbolo de lo que es posible para una comunidad hispana sin demasiados héroes?

Excerpts

Un sueno americano
Mi historia

Capítulo Uno

Una Promesa

¿Qué madre quiere que su hijo sea boxeador?

Pero teniendo en cuenta que mi abuelo Vicente lo había sido, mi padre Joel era boxeador, y Joel Jr. —mi hermano mayor—, también lo había sido por un tiempo breve, nosotros no tuvimos otra opción que ser boxeadores. Cuando digo "nosotros", me refiero a mi madre y a mí.

Éramos un equipo.

Ella aprendió a amar el deporte. Iba a mis peleas y venció el miedo a que me lastimaran.

Cuando yo cursaba sexto grado en la Escuela Primaria Ford Boulevard, nos pidieron escribir un ensayo sobre lo que queríamos ser cuando fuéramos grandes. Luego tuvimos que pararnos y leer nuestra tarea en voz alta. Mis compañeros dijeron que querían ser médicos, policías, bomberos.

Yo me levanté y dije que quería ganar una medalla de oro como boxeador en los Juegos Olímpicos. La clase entera se echó a reír. Creyeron que yo estaba bromeando. Un chico dijo, "Sí, claro. ¿Cómo vas a ser un medallista olímpico si eres del Este de Los Ángeles?"

La profesora pensó que yo no me estaba tomando en serio la tarea y me castigó dejándome en el salón al final de la clase.

Me puse a llorar, mientras le juraba, "No es broma. Eso es lo que yo quiero ser".

A los doce años, tenía un afiche de los Juegos Olímpicos —no recuerdo dónde lo conseguí— y lo firmé: Oscar De La Hoya, Oro, Juegos Olímpicos 92.

Hoy en día, todavía conservo ese afiche.

Y esa se convirtió en la meta de mi familia: Oscar irá a los Juegos Olímpicos.

Fuera cual fuera mi meta, también se convertía en la meta de mi madre.

Cuando yo salía a correr en la madrugada, ella se levantaba conmigo para prepararme un desayuno ligero antes de salir, y eso implicaba tener algo en la mesa antes de salir corriendo por la puerta a las 4:30 A.M.

Cuando mi carrera de amateur empezó a despegar, comencé a ser conocido en el barrio. Recuerdo que me sentía muy emocionado porque mi nombre comenzó a aparecer en nuestro pequeño periódico local, sin fotos ni verdaderos artículos; sólo una línea de cuando en cuando anunciando que había clasificado para un torneo, ganado un trofeo o que había vencido a algún chico. Sin embargo, eso para mí era como aparecer en la portada de Sports Illustrated.

Le contaba a mi madre y ella se alegraba por mí, pero era triste, porque ella no leía inglés y esas referencias sólo se encontraban en periódicos en inglés.

Sin embargo, ella no necesitaba hablar inglés para ser mi animadora número uno. Su español le servía igual de bien. Ella fue mi inspiración aun antes de verla librar un combate mucho más difícil que cualquiera que yo hubiera enfrentado en el cuadrilátero.

Me enteré de su cáncer de seno un tiempo después de que se lo diagnosticaron. Recuerdo que yo había llegado de la escuela; tenía diecisiete años y estaba en la sala de nuestra casa. Mi madre se acercó llorando y me abrazó con fuerza. Procuraba contenerse y ser fuerte.

Le dije, "¿Qué pasa? ¿Qué tienes?"

Tenía un frasco en la mano, y en lugar de responderme, me pidió que le aplicara crema en la espalda. Saqué un poco y la esparcí por debajo de su blusa sobre toda la espalda. Y sentí algo duro, como una costra. Tenía toda la espalda así.

Le pregunté, "¿Qué es eso?"

Me abrazó de nuevo y se me salieron las lágrimas. Pronunció dos palabras que jamás olvidaré: "Tengo cáncer".

Nunca he recibido un golpe tan duro en toda mi vida.

La abracé llorando y le dije que todo saldría bien. Toda la emoción que hasta ese momento no éramos capaces de mostrar se desbordó. Le aseguré que íbamos a superarlo. De veras lo creía.

Obviamente, yo no sabía nada sobre esta enfermedad y ella había logrado ocultarnos lo que le sucedía. Usaba pelucas o sombreros para que no viéramos que se le había caído el cabello.

Una vez, cuando finalmente me di cuenta de que no tenía cabello, me explicó que se lo había rasurado para que le creciera más grueso.

Mi madre había sido una fumadora empedernida. Me mandaba a comprar cigarrillos cuando mi padre no estaba en casa, y cada dos o tres días me pedía que le comprara más. Recuerdo que fumaba cigarrillos Kent, que costaban un dólar con cinco centavos el paquete.

Con el tiempo mi madre fue empeorando. Y los médicos no eran muy optimistas sobre su estado de salud.

En ese momento decidí dejar el boxeo. Sentía que no podía seguir boxeando, aunque faltaran menos de dos años para los Juegos Olímpicos.

Mi madre pasó sus últimos días en el hospital, y yo iba a visitarla todos los días.

En cierta ocasión no me reconoció. Entré a su cuarto del hospital, lleno de parientes y amigos, y ella dijo, "¿Quién es esta persona? ¿Qué hace aquí?"

Le dije, "Soy yo. Tu hijo".

Me di vuelta, fui hasta la entrada del hospital y lloré un buen rato. Sabía que los medicamentos y el empeoramiento de la enfermedad le estaban causando esas lagunas mentales, pero aun así me dolía mucho, especialmente porque ella reconocía a todos los demás presentes en el cuarto.

La próxima vez que la visité, volví a ver una chispa en sus ojos cuando me reconoció. Nos abrazamos y lloramos juntos.

Un día estuvimos cinco o seis horas juntos, e incluso disfrutamos y nos reímos a carcajadas unas cuantas veces. Y noté que en el dedo en que normalmente llevaba su anillo de bodas tenía uno con un pequeño diamante. Era el anillo del campeonato que yo había ganado en la división de peso gallo en el torneo nacional Golden Gloves en 1989.

Era el primer campeonato que yo ganaba a nivel nacional, pero para mamá era como un campeonato mundial. Su hijo había tenido éxito en un mundo que ella no podía imaginar. ¿Cuánta felicidad habría sentido colgándose mi medalla de oro alrededor del cuello o viéndome ganar campeonatos profesionales en seis categorías de peso? Al menos sintió la emoción de ponerse ese anillo.

Un sueno americano
Mi historia
. Copyright © by Oscar De La Hoya. Reprinted by permission of HarperCollins Publishers, Inc. All rights reserved. Available now wherever books are sold.

Excerpted from Un Sueno Americano: Mi Historia by Oscar De La Hoya, Steve Springer, La H. De
All rights reserved by the original copyright owners. Excerpts are provided for display purposes only and may not be reproduced, reprinted or distributed without the written permission of the publisher.

Rewards Program

Write a Review