9780307475350

Del amor y otros demonios

by
  • ISBN13:

    9780307475350

  • ISBN10:

    0307475352

  • Format: Trade Paper
  • Copyright: 1/5/2010
  • Publisher: Vintage Espanol
  • Purchase Benefits
  • Free Shipping On Orders Over $59!
    Your order must be $59 or more to qualify for free economy shipping. Bulk sales, PO's, Marketplace items, eBooks and apparel do not qualify for this offer.
  • Get Rewarded for Ordering Your Textbooks! Enroll Now
List Price: $14.00 Save up to $3.55
  • Buy New
    $10.45

    IN STOCK USUALLY SHIPS IN 24 HOURS

Supplemental Materials

What is included with this book?

  • The New copy of this book will include any supplemental materials advertised. Please check the title of the book to determine if it should include any access cards, study guides, lab manuals, CDs, etc.

Summary

Premio Nobel de Literatura "Una obra atrevida y cautivadorahellip; Garciacute;a Maacute;rquez retiene una voz admirable y vital, y la pluma de un aacute;ngel". -Los Angeles Times Book Review El 26 de octubre de 1949 el reportero Gabriel Garciacute;a Maacute;rquez fue enviado al antiguo convento de Santa Clara, que iba a ser demolido para edificar sobre eacute;l un hotel de cinco estrellas, a presenciar el vaciado de las criptas funerarias y a cubrir la noticia. Se exhumaron los restos de un virrey del Peruacute; y su amante secreta, un obispo, varias abadesas, un bachiller de artes y una marquesa. Pero la sorpresa saltoacute; al destapar la tercera hornacina del altar mayor: se desparramoacute; una cabellera de color cobre, de veintidoacute;s metros y once centiacute;metros de largo, perteneciente a una nintilde;a. En la laacute;pida apenas se leiacute;a el nombre: Sierva Mariacute;a de Todos los Aacute;ngeles. Cuenta el propio Garciacute;a Maacute;rquez: "Mi abuela me contaba de nintilde;o la leyenda de una marquesita de doce antilde;os cuya cabellera le arrastraba como una cola de novia, que habiacute;a muerto del mal de rabia por el mordisco de un perro, y era venerada en los pueblos del Caribe por sus muchos milagros. La idea de que esa tumba pudiera ser la suya fue mi noticia de aquel diacute;a, y el origen de este libro".

Author Biography

Gabriel Garcfa Mßrquez, nacido en Colombia, es una de las figuras mßs importantes e influyentes de la literatura universal. Ganador del Premio Nobel de Literatura en 1982, es ademßs cuentista, ensayista, crftico cinematogrßfico, autor de guiones y, sobre todo, intelectual comprometido con los grandes problemas de nuestro tiempo, en primer tTrmino con los que afectan a su amada Colombia y a HispanoamTrica en general. Mßxima figura del llamado “realismo mßgico”, en el que historia e imaginaci=n tejen el tapiz de una literatura viva, que respira por todos sus poros, es en definitiva el hacedor de uno de los mundos narrativos mßs densos de significados que ha dado la lengua espa±ola en el siglo XX. Entre sus obras mßs importantes figuran las novelas Cien a±os de soledad, El coronel no tiene quien le escriba, Cr=nica de una muerte anunciada, La mala hora, El general en su laberinto, y El amor en los tiempos del c=lera, el libro de relatos Doce cuentos peregrinos y la primera parte de su autobiograffa, Vivir para contarla.

Excerpts

UNO

Un perro cenizo con un lucero en la frente irrumpió en los vericuetos del mercado el primer domingo de diciembre, revolcó mesas de fritangas, desbarató tenderetes de indios y toldos de lotería, y de paso mordió a cuatro personas que se le atravesaron en el camino. Tres eran esclavos negros. La otra fue Sierva María de Todos los Ángeles, hija única del marqués de Casalduero, que había ido con una sirvienta mulata a comprar una ristra de cascabeles para la fiesta de sus doce años.

Tenían instrucciones de no pasar del Portal de los Mercaderes, pero la criada se aventuró hasta el puente levadizo del arrabal de Getsemaní, atraída por la bulla del puerto negrero, donde estaban rematando un cargamento de esclavos de Guinea. El barco de la Compañía Gaditana de Negros era esperado con alarma desde hacía una semana, por haber sufrido a bordo una mortandad inexplicable. Tratando de esconderla habían echado al agua los cadáveres sin lastre. El mar de leva los sacó a flote y amanecieron en la playa desfigurados por la hinchazón y con una rara coloración solferina. La nave fue anclada en las afueras de la bahía por el temor de que fuera un brote de alguna peste africana, hasta que comprobaron que había sido un envenenamiento con fiambres manidos.

A la hora en que el perro pasó por el mercado ya habían rematado la carga sobreviviente, devaluada por su pésimo estado de salud, y estaban tratando de compensar las pérdidas con una sola pieza que valía por todas. Era una cautiva abisinia con siete cuartas de estatura, embadurnada de melaza de caña en vez del aceite comercial de rigor, y de una hermosura tan perturbadora que parecía mentira. Tenía la nariz afilada, el cráneo acalabazado, los ojos oblicuos, los dientes intactos y el porte equívoco de un gladiador romano. No la herraron en el corralón, ni cantaron su edad ni su estado de salud, sino que la pusieron en venta por su sola belleza. El precio que el gobernador pagó por ella, sin regateos y de contado, fue el de su peso en oro.

Era asunto de todos los días que los perros sin dueño mordieran a alguien mientras andaban correteando gatos o peleándose con los gallinazos por la mortecina de la calle, y más en los tiempos de abundancias y muchedumbres en que la Flota de Galeones pasaba para la feria de Portobelo. Cuatro o cinco mordidos en un mismo día no le quitaban el sueño a nadie, y menos con una herida como la de Sierva María, que apenas si alcanzaba a notársele en el tobillo izquierdo. Así que la criada no se alarmó. Ella misma le hizo a la niña una cura de limón y azufre y le lavó la mancha de sangre de los pollerines, y nadie siguió pensando en nada más que en el jolgorio de sus doce años.

Bernarda Cabrera, madre de la niña y esposa sin títulos del marqués de Casalduero, se había tomado aquella madrugada una purga dramática: siete granos de antimonio en un vaso de azúcar rosada. Había sido una mestiza brava de la llamada aristocracia de mostrador; seductora, rapaz, parrandera, y con una avidez de vientre para saciar un cuartel. Sin embargo, en pocos años se había borrado del mundo por el abuso de la miel fermentada y las tabletas de cacao. Los ojos gitanos se le apagaron, se le acabó el ingenio, obraba sangre y arrojaba bilis, y el antiguo cuerpo de sirena se le volvió hinchado y cobrizo como el de un muerto de tres días, y despedía unas ventosidades explosivas y pestilentes que asustaban a los mastines. Apenas si salía de la alcoba, y aun entonces andaba a la cordobana, o con un balandr&

Excerpted from Del Amor y Otro Demonios by Gabriel García Márquez
All rights reserved by the original copyright owners. Excerpts are provided for display purposes only and may not be reproduced, reprinted or distributed without the written permission of the publisher.

Rewards Program

Write a Review